tu librería de ciencia ficción, fantasía,
terror y misterio en Internet
TAMBIÉN ENVÍOS INTERNACIONALES

Atención al cliente y pedidos por teléfono: 913771344
lunes-jueves de 9 a 14 y de 15:30 a 18 / viernes de 9 a 14


 5% de descuento permanente
Síguenos en FacebookSíguenos en Twitter/>  Entrega en 24-48 horas (hábiles) por mensajero (MRW)
 Sin gastos de envío a partir de 59 € (España peninsular)
 Pago por transferencia, contra-reembolso, tarjeta o paypal
 También recogida en nuestra oficina de Madrid



ATENCIÓN: ESTE PRODUCTO YA NO SE ENCUENTRA EN NUESTRO CATÁLOGO. SI ESTÁ INTERESADO PUEDE ESCRIBIRNOS A tienda@cyberdark.net.

La Broma Infinita

La Broma Infinita

de David Foster Wallace

Esta obra es una epopeya cómica de ciencia ficción acerca de una película, Broma Infinita, que hipnotiza a todo el que la ve: el público pierde todo el deseo a excepción de ver repetidamente el film. Es tanto el poder de Broma Infinita que la gente muere feliz una vez vista la película.

Un despliegue virtuoso de estilos y temas. Inteligencia a raudales y auténtica pasión en cada página.» - R. Z. Sheppard, Time

«Foster Wallace representa el siguiente paso en ficción... crispado, preciso, ingenioso. Piensen en Pynchon, piensen en Gaddis, piensen en Beckett. Piensen.» - Steve Birkerts, Atlantic Monthly


La Broma Infinita
La Broma Infinita
ISBN: 9788499892474 | 1210 páginas | Tapa blanda | 1.02 kg
14.96 € 14.21 
La Broma Infinita - tapa dura
La Broma Infinita - tapa dura
ISBN: 9788439702368 | 1200 páginas | Tapa dura | 1.63 kg
30.00 € 28.50 

¿Quiere dejarnos su opinión o su voto?

icono
 
Nombre/Nick Contraseña
nuevo usuario      pérdida de contraseña       

Valoración
 
Publicar también en Facebook

Si sólo desea dejar su voto no rellene este campo

Por favor, tenga en cuenta que todas las opiniones son revisadas antes de aparecer en la web.

Los visitantes opinaron...

icono
9
Oscar Pons el 21 de agosto de 2011 opina:

Tras diez intensos días, he acabado 'La broma infinita'. Ha habido momentos duros, en los que pensaba que el libro me iba a vencer, pero afortunadamente lograba salvarlos para encontrarme con momentos más agradecidos. Reconozco que le tenía mucho respeto, casi miedo, a esta novela. Y no es para menos: papel finísimo, más de 1200 páginas, 200 de ellas de notas (no a pie de página sino en un apéndice final), párrafos en páginas en tramas interminables, casi como atravesar un pantano con arenas movedizas, y digresiones constantes. Las notas del libro, característica muy de David Foster Wallace, al fin y al cabo tampoco han sido tan imprescindibles. Sí hay partes en las que se hacen necesarias para conocer más sobre ciertos personajes y situaciones, pero hacia el final se convierten en notas comunes. El final de la novela no me ha sorprendido, porque si se ha leído un poco a DFW, ya conoces su inclinación por este tipo de desenlaces. Uno podría pensar que la recompensa tras tantos días y páginas leídas es insuficiente, pero ya digo que es marca de la casa. La manera de narrar también es una característica muy de DFW, ese afán casi obsesivo por la sintaxis perfecta, una prosa analítica hasta la extenuación. A veces es como si tuviese un bisturí mental con el que disecciona la realidad que le rodea, con sus acertadas y afiladas reflexiones sobre las personas, dando explicaciones a situaciones y actitudes que sabías que estaban ahí pero que nadie hasta ahora había definido tan bien. No sé si se trata exactamente de una prosa hermosa, pero puedo afirmar que es una prosa perfecta.

En cuanto a la historia, qué puedo decir. Si en una novela de tamaño medio, digamos 300 páginas, no se deben contar hechos que sucedan pasada digamos la página 50, en un libro de 1200 páginas, ¿dónde se encuentra este límite? ¿En la página 300? No me gusta contar demasiado sobre las tramas de las novelas, y no me parece de recibo desvelar hechos a esa altura del libro. Además, cómo realizar un resumen de 'La broma infinita'. Es una locura. Pero de todos modos, hay que contar algo sobre la historia, aunque sea por encima.

Nos encontramos con tres claras líneas argumentales, aunque hay algunas más. La primera y más importante es la relacionada con la familia Incandenza y la Academia de Tenis Enfield. Si hay un protagonista, este seguramente es Hal Incandenza, un joven de diecisiete años, capaz de memorizar diccionarios enteros, que estudia en esta academia, regentada por su madre, Avril, y por su tío, C.T., hermanastro de Avril. Dicen que Hal es un trasunto de DFW, que hay mucho del escritor en este personaje, pero no puedo afirmarlo porque mi conocimiento sobre la vida de DFW es insuficiente. En la AET también vive Mario, el hermano mediano de Hal, que sufre graves deformidades. Existe un tercer hermano mayor, Orin, que juega al fútbol en otra ciudad, y que jugaba también al tenis pero acabó huyendo de su madre, a la que ni siquiera nombra. Y sobre todos ellos planea la presencia de James O. Incandenza, el padre, que se suicidó hace pocos años, una figura muy controvertida, que ha marcado, para bien o para mal, la vida de todos ellos. La segunda línea argumental tiene como protagonistas a los miembros de la Ennet House, un centro de desintoxicación de sustancias varias. En esta parte de la historia asistimos a todo tipo de confesiones y miserias, por parte de todo tipo de individuos de baja estofa. Y la tercera línea está protagonizada por dos extraños tipos, Marathe y Steeply, y sus respectivas organizaciones, los Asesinos de las Sillas de Ruedas, terroristas separatistas canadienses, y la Oficina de Asuntos No Especificados, una especie de CIA. Parece que Marathe es un agencia doble o triple, y al principio de sus conversaciones no se sabe muy bien que hay detrás de ellos, algo que se irá desvelando poco a poco.

La novela está enmarcada en un futuro cercano, donde los Estados Unidos están adscritos a la ONAN, la Organización de Naciones Norteamericanas, de la que también forman parte Canadá y México. Esta es la época del Tiempo Subsidiado, donde cada año anuncia un producto (por ejemplo: Año de la Ropa Interior para Adultos Depend, Año de la Hamburguesa Whopper). Es una época de adicciones, al teleordenador y sus cartuchos, a las drogas y al alcohol. Parece que todo gira en torno a la consecución del Entretenimiento. En la frontera con Canadá está la Gran Concavidad, fuente de conflicto con los separatistas quebequeses, ya que se trata de una zona altamente contaminada, donde se deposita basura constantemente por parte de Estados Unidos, y donde viven horripilantes criaturas. Y parece ser que ha salido a la luz una extraña película, la última que rodó el difunto James Incandenza, que mata a todo aquel que la ve. Estos son argumentos claramente pertenecientes a la ciencia ficción, pero de ahí a decir que 'La broma infinita' es una novela de ciencia ficción, va mucho trecho.

Después de leer 'La broma infinita', encuentro una cierta similitud con la obra de Thomas Pynchon, sobre todo en lo que a conspiraciones y personajes delirantes se trata. La novela está llena de momentos brillantes. Me viene a la mente ahora la parte en la que se cuenta el final de las grandes cadenas de televisión y de la publicidad. O la parte donde se diserta sobre la serie M.A.S.H. Pero también es una novela de personajes: Mario y su lucidez y felicidad, pese a los obstáculos evidentes; las conversaciones de Hal y Orin, tan reveladoras; Gately y su lucha por la abstinencia a toda costa.

'La broma infinita' parece una larga introducción de 1200 páginas, donde lo importante son el planteamiento y el nudo de la historia, siendo el final lo de menos. Si la novela habla mucho de consumismo y entretenimiento, también es verdad que la abstinencia e insatisfacción existen. De ahí la paradoja final, toda una broma.

No puedo recomendar este libro (al menos a cualquiera; el que se atreva a leer este libro, lo ha de hacer sabiendo a lo que se enfrenta). 'La broma infinita' es un libro de cierto peso, con esquinas muy agudas. Se trata de un "arma" que según en qué manos, y lanzado desde cierta distancia o dejado caer desde cierta altura, puede hacer mucho daño. Recomendando este libro puedes hacer algún amigo, pero lo más seguro, sobre todo, es que hagas muchos más enemigos. Y lo fácil sería recomendarlo, porque si no te ha gustado, por su grosor el libro tiene más de una utilidad. Ni pensar en usarlo para un mueble que cojea, porque si necesitas un libro de este tamaño, es que la chapuza no tiene solución y mejor que tires el mueble. Más utilidad le veo para esas ocasiones en que tu madre te requiere para coger el arroz u otro producto que se encuentra fuera de su alcance (¿por qué las madres dejarán estas cosas en el armario más alto?), porque el libro podría servirle de escalón, y si tienes a mano un par de Pynchons, aún mejor. Como veis, el libro, si no gusta, es multiusos.

Fuera de bromas, la lectura de 'La broma infinita' es muy exigente, y requiere de una cierta dedicación. Pero también es satisfactoria y obtienes tu recompensa. El viaje vale la pena.

Solo para usuarios registrados  Solo para usuarios registrados

 




Newsletter

Suscríbase a nuestra newsletter


Usuarios
nombre/nick
contraseña
 
 recordarme en este
 equipo

lista de los deseos
listado completoseguimientocondiciones de ventapreguntas más frecuentesnosotroscontactoaviso legal y privacidadpolítica de cookies
¿Dudas? ¿Preguntas?
Llámenos por teléfono al 913771344. Estaremos encantados de ayudarle.


© 2004-2022 cyberdark.net - todos los derechos reservados